Mariscales de forja en el viejo reino

La primera referencia encontrada sobre veterinaria navarra se trata de una orden de abono fechada el 25 de abril de 1361, enla que "Luis de Beaumont, infante de Navarra, ordena a Mateo le Soterel, recibidor de la merindad de La Ribera, que pague a Álvaro Díaz, moro de Tudela, 60 sueldos de carlines prietos por los gastos de manutención herraje de un caballo comprado en Tudela y que él cuidó durante dos meses y cuatro días".

Otros documentos fechados en 1363 están relacionados con "Zalema Madexa, moro, mariscal de animales", y con Miguel y maestre Nicolás, mariscales, a los que se les deben diferentes cantidades "por herrar los caballos".

Existen referencias de Zalema Madexa como "moro albéitar de Tudela" hasta 1385. En 1402, se cita a Ibrahim, "moro albéitar de la Reina de Navarra".

Pero el nombre más habitual entre los profesionales de la medicina animal navarra fue el de "mariscal de forja". Así se denomina a Pedro de Olorón y a Pedro de Miranda, aunque en la mayor parte de los documentos, como este de 1406, se refieren sólo a "Pedro, mariscal de forja del rey, reconoce haber recibido de Huillart le Clerc, recibidor general de los Cofres del rey, 9 libras y 6 sueldos por medicinas para los animales del rey".

La historia continúa con los trabajos sobre el Protoalbeitarato

Volver